Cómo criar a un buen lector

By Common Sense Media®
Cómo criar a un buen lector

Diez consejos para que tus hijos se conecten con la lectura: libros electrónicos o en formato de papel.

Los niños se convierten en  buenos lectores  por todo tipo de razones. A veces hay un libro clave que capta la imaginación de un niño y le muestra el apasionante mundo de la ficción. Otras veces, un maestro que asigna libros interesantes en la clase despierta su sed de descubrir otras grandes ideas y una escritura de calidad. En algunos casos, los padres influyen en el aprecio de los niños por los libros al compartir su propio amor por la literatura y mostrar un comportamiento lector: tener siempre un libro para leer, llevarse libros de vacaciones, leer antes de ir a la cama, ir periódicamente a la biblioteca o librería, etc.

Estos son nuestros mejores consejos para fomentar un amor por la lectura que pueda durar toda la vida:

Lea en voz alta: esto es algo natural para muchos padres primerizos, pero es importante mantenerlo. Los niños lo disfrutarán durante más tiempo del que piensas. Cuando se les lee a bebés, niños pequeños, niños en edad preescolar y niños en la escuela primaria, es maravilloso tener al niño en tu regazo, acurrucado junto a ti en el sofá o que se quede dormido en la cama mientras disfrutan juntos de libros ilustrados. Si tu hijo pide que le leas su libro favorito cientos de veces, síguele la corriente. Tu hijo recordará tanto tu cercanía como la historia. Y prueba la literatura de no ficción para los que sienten curiosidad por los piratas, vikingos, robots, castillos, historia, deportes, biografía, animales, lo que sea. Para niños de segundo a quinto grado, léeles libros con sustancia que de otro modo podrían perderse, tal vez clásicos como La isla del tesoro o Alicia en el país de las maravillas.

Muchos padres piensan que, apenas sus hijos aprenden a leer solos, ya no necesitan que les lean. Sin embargo, a los niños les sigue gustando y les sirve escuchar el ritmo del idioma, aprender la pronunciación correcta y relajarse, y simplemente sumergirse en la historia. Los niños comprenderán que los libros valen la pena y que hay algo especial en el tiempo que pasan con sus padres.

Disfruta las series: es común que los niños se conviertan en amantes de los libros de por vida después de engancharse con una serie. Y hay muchas series buenas que mantienen a los niños motivados hasta el próximo estreno. Estas son algunas posibilidades confiables: Eva y Beba, Judy Moody para lectores principiantes; Harry Potter, Una serie de eventos desafortunados y Percy Jackson para estudiantes de secundaria; y Los juegos del hambre, Un verano en pantalones y La profecía del cuervo para niños mayores.

Déjalo disfrutar de los diferentes géneros: a los niños les apasionan diversos géneros en diferentes etapas, desde niñas detective hasta ciencia ficción y fantasía. No te preocupes por si se considera buena literatura (aunque algunos géneros lo son). Alégrate de que tu hijo devora los libros, uno tras otro.

Alimenta la adicción por un autor favorito: una vez que tus hijos encuentren un escritor que les guste, es posible que quieran leer todos sus libros, una excelente excusa para ir a la biblioteca o la oportunidad de intercambiar libros entre amigos y compañeros de clase. Estas son algunas buenas recomendaciones de libros favoritos. Niños más pequeños: Dav Pilkey (Las Aventuras del Capitán Calzoncillos), Beverly Cleary (Ramona y su hermana). Niños de 8 a 12 años: Kate DiCamillo (Gracias a Winn-Dixie), Neil Gaiman (El libro del cementerio). Preadolescentes y adolescentes: Judy Blume (Soy Yo, Margaret) y Leigh Bardugo (Trilogía The Grisha). 

Cuenta con los clásicos: los libros se llaman clásicos porque continúan atrayendo a los lectores generación tras generación. No hay garantías, pero podrías intentar presentarles a tus hijos libros que te gustaron cuando eras niño y ver cuáles les interesan. Algunos que vale la pena probar son Dr. Seuss y Narnia, La telaraña de Charlotte y El jardín secreto. Mira nuestra lista de libros clásicos para niños y encuentra otras opciones.

Encuentra libros sobre las cosas que a tu hijo le gustan: si tu hijo adora los caballos, prueba Fuego de juventud o alguno de los títulos en nuestra lista de los mejores libros sobre caballos. Si le apasionan los vehículos, mira nuestra lista de libros sobre autos, camiones y trenes. Los bibliotecarios, los libreros y las búsquedas en Internet te ayudarán a encontrar libros sobre cualquier tema favorito.

Los libros divertidos también valen: a algunos padres no les convence que sus hijos lean Las Aventuras del Capitán Calzoncillos, El diario de un chico en apuros y otros libros de humor y travesuras sobre niños que se meten en problemas. Habla con tus hijos sobre el contenido, pero ten en cuenta que a los niños les gustan estos libros, no porque quieran imitar las acciones de los personajes, sino porque pueden vivir indirectamente a través de la mala conducta del personaje. El humor es una buena forma de encaminarse hacia el amor por los libros.

Las historietas son buenas: las novelas gráficas se encuentran entre las tendencias más novedosas en publicaciones infantiles y pueden lograr que los niños se enganchen con la lectura. Los niños pueden comenzar con Squishy Babymouse y pasar a El diario de un chico en apuros. Pero esta serie también puede conducirlos hacia una opción más sofisticada, como Supersorda, Boxers and Saints, y This One Summer. Encuentra otros títulos en nuestra lista de las mejores novelas gráficas

Prueba los libros electrónicos: los niños pueden acurrucarse con un Kindle, Nook o iPad antes de la siesta o antes de acostarse. Algunos estudios recientes dicen que más de la mitad de los niños de los Estados Unidos leen libros digitales al menos una vez a la semana. El formato electrónico demostró ser especialmente atractivo para los niños y los lectores reacios. Además, puedes descargar o acceder a muchos libros a través de un lector electrónico o una tableta, lo cual los convierte en una excelente opción al viajar en avión y en automóvil.

Sin embargo, ten en cuenta que algunos estudios muestran que las aplicaciones de libros y los libros electrónicos interactivos “mejorados”, si bien son divertidos, pueden distraer e inhibir la comprensión de la lectura. Por lo tanto, para fomentar las habilidades de lectura y alentar a tu hijo a que sea un lector frecuente, es posible que debas utilizar libros electrónicos que tengan un formato que imite el del libro impreso. Algunos incluso tienen la animación de pasar la página.

Convierte la lectura en un valor de la familia: los hechos dicen más que las palabras. Lleva a tus hijos a la biblioteca una vez a la semana o una vez al mes para conseguir libros nuevos, visita periódicamente la librería de tu barrio, busca libros de bajo costo en librerías de libros usados o tiendas de segunda mano y muestra a los niños que encontrar un buen libro es como una búsqueda del tesoro.

Adapta la lectura a tu estilo de vida familiar. Dedica un tiempo exclusivamente para leer: apaga el televisor, la computadora y los teléfonos celulares. Fomenta el tiempo de lectura concentrada, ya sea para leer de forma independiente o para leer en voz alta. Lleva a los niños en edad de preescolar a la hora de lectura de cuentos en bibliotecas y librerías. Para los niños mayores, un club de libros para padres e hijos puede ser divertido. Léeles a los niños a la hora de acostarse. Bríndales tiempo y espacio a tus hijos para que lean por placer en el automóvil (si no se marean mientras viajan en automóvil), de vacaciones, después de hacer los deberes o por su cuenta antes de ir a la cama. Advertencia: ¡Podría crear dependencia!

Autora: Regan McMahon (Common Sense Media)

© Common Sense Media. All rights reserved.